No Quiero Regresar

Podemos soñar y nunca despertar, podemos caminar y nunca avanzar; Nuestra naturaleza es lo más fácil, pero a la vez lo más complejo. Tal vez no te has puesto a pensar que todas estas canciones que me nacen en el corazón es porque hay días que no puedo ganar. Hay días que me despierto sin poder levantarme. Hay días que parece ser que lo más fácil es tirar la toalla y decirle a todo mi arduo trabajo adiós. Me pongo a pensar en esos momentos cuando nadie sabía de mí. No me tenía que levantar porque no sentía obligación a nada. Todas mis canciones eran un simple diario personal que escribía cuando no podía dormir o cuando pasaba por una tormenta. Con mis canciones en el silencio solo me ayudaban a mí y todo era más fácil. Nadie me podía criticar porque decidí no ser importante para el mundo sino solo para mí, aun nunca busque fama o dinero, simplemente no era lo que me motivaba ni me motiva hasta ahora.  

Nuestra naturaleza es protegernos de rechazos, dolor, tempestades, soledad, desafíos, competencias, engaños, infidelidad, y la lista sigue y sigue. Y dímelo a mí, que yo fui víctima de esta mentira egoísta. Yo recuerdo que alguien me dijo, "si no quieres atención, no digas o hagas nada." Se me hizo buena idea, pero ya sabemos como va mi historia, no pude hacerlo por mucho tiempo. ¿Qué fue lo que explotó en mí?, ¿Qué es lo que me pasó en ese momento de desafío?, en donde en ves de correr me topé de frente y lo confronté sin importar cuánto me iba a doler. Fue el fuego que quemaba en el corazón de nuestro Creador cuando el pensó en nosotros por primera vez.

Cuando Él decidió crear el sol y las estrellas, Él le habló a los gases del firmamento y cuando creó a los peces le habló al mar. Y cuando creó los arboles le habló a la tierra. Y cuando creó las aves le habló a cielo. Pero, cuando el creó al humano, Se habló a Él mismo. Por eso una planta tiene que estar en la tierra para vivir. Un pescado tiene que estar en el agua para vivir. Un ave necesita los cielos para volar y sobrevivir. El sol y las estrellas necesitan quedarse en el firmamento para vivir. Igual con el humano, tenemos que estar conectados a nuestro Creador para vivir.  

El fuego que yo sentí para decidir ya no quedarme "segura" en mi silencio, era el fuego que estaba en mi Padre que se me transfirió para darme el valor que necesitaba para hacerlo sin importar lo que el mundo pensara de mí. Sin importar que tuve que incomodarme de mi zona de confort y darle sin parar para ya no regresar. 

Tu situación no es distinta a la mía, es igual... porque tenemos el mismo Creador. La diferencia es que yo decidí creerle y tener fe que Él nunca me iba a dejar a pesar del miedo que llevé conmigo al principio de mi carrera. Si me preguntas si todavía siento miedo en ciertas situaciones, claro que sí!. Tener valor no quiere decir que el miedo está ausente, sino que tienes la fe de que aunque sientas miedo tu puedes hacerlo. Regresarme? No! porque es lo que me mató y yo quiero vivir.

Levántate! no tengas miedo del miedo.......porque en fin no son tus fuerzas sino las de tu Creador. (Lee Genesis 1:26)

Los quiero

-AM